Kaze Tachinu “Le vent se lève, il faut tenter de vivre”

kazetachinu_poster

El pasado 20 de Julio se estrenó en los cines japoneses “Kaze tachinu”, el nuevo trabajo de Hayao Miyazaki. Hacía mucho tiempo que una película no me emocinaba tanto y no esperaba encontrarme una cinta tan diferente a las anteriores películas de Studio Ghibli.

Han pasado 5 años desde “Ponyo en el acantilado” y la espera ha valido la pena. A sus 72 años, el maestro Miyazaki ha basado por primera vez una película de Studio Ghibli en la vida de una persona real, el ingeniero aeronáutico Jirou Horikoshi.

Hayao_Miyazaki

Nacido en la prefectura de Gunma en 1903, Jirou san estudió en la Universidad de Tokyo y sufrió el gran terremoto de Kantou en el año 1923 .Tras graduarse, entró a formar parte de la empresa Mitsubishi establecida en Nagoya. Su sueño desde niño siempre había sido construir un avión extraordinario y desde que tenía uso de razón, Jiro veía en sueños ese avión y admiraba a los ingenieros de la aeronáutica italiana.

Jiro_HorikoshiPrueba tras prueba y pese a todos los intentos fallidos, los sueños de Jiro por diseñar un avión extraordinario  son el viento que le empuja a seguir investigando. Realmente el dicho japonés “Shippai ha motto no seikou” (El fracaso es la base del éxito) impregna esta cinta de principio  a fin.

kazetachinu1

Lo cierto es que hasta el año 1939 no existía ejército del aire en Japón, por lo que el diseño de un avión de combate era una prioridad para la Armada Imperial japonesa. Sin embargo, las motivaciones de Jirou no son en absoluto políticas, él es un ingeniero aeronáutico y su pasión es diseñar ese avión, pese a que las consecuencias de su éxito serán decisivas para la historia japonesa.

Dentro de ese contexto se desarrolla la historia de amor entre Naoko y Jirou, una relación que se complica debido a la enfermedad de Naoko. Y por primera vez, Studio Ghibli aborda la intimidad de la pareja con una sutileza que llega al fondo del corazón.

kaze-tachinu-jiro-naoko-lluviaFinalmente, en el año 1939, Jiro completa con éxito el diseño del Zeroshikisen, conocido como Mitsubishi A6M“Zero” ó “Zerosen”, que en ese momento se consideró el caza de combate más capaz del mundo, llegando a ganarse una legendaria reputación en combate aéreo cerrado. De hecho, se convirtió en el avión japonés más producido de la historia.jiro1

Como apunte final, la banda sonora vuelve a ser obra del maestro Joe Hisaishi y el ending song es la bellísima canción “Hikouki gumo”, un tema de los años 70 interpretado por la cantante Arai Yumi, que resulta perfecta para cerrar la historia de “Kaze tachinu”.

Sólo queda decir que tendremos que esperar un poco hasta que la cinta llegue a España, pero os recomiendo de verdad que vayáis a ver la película, es muy distinta a lo que hasta ahora nos ha ofrecido el Studio Ghibli y me ha parecido una auténtica joya.

kaze-tachinu-manga

Anuncios

Zaragoza-Narita

En 2003 había vuelos desde Zaragoza (España) a Frankfurt (Alemania), por lo que decidimos hacer escala allí para volar después al aeropuerto internacional de Narita (Tokyo).

El vuelo fue fantástico, ya que tuvimos la suerte de viajar con JAL (Japan Airlines), por lo que nuestra experiencia japonesa comenzó en el mismo avión. Eso si, las 12 horas de vuelo no te las quita nadie, pero se hicieron bastante llevaderas.Todavía recuerdo el interminable mapa de Rusia en la pantallita del avión y la tremenda ilusión que sentí al aproximarnos al archipiélago japonés, sobrevolando el mar del Japón.

¡Aterrizar aquel 29 de Septiembre de 2003 en Narita, fue el principio de una gran aventura!

La aventura de 10 + 1

Septiembre de 2003

La primera vez que fuimos a Japón lo hicimos a lo grande, en modo conquista.

Nada menos que 10 viajeros que llevaban soñando, ahorrando y preparando el viaje desde hacía tiempo. Como en aquella época todos éramos estudiantes , aquél fue un viaje mochilero sufragado con multiples trabajos de campañas navideñas y veraniegas, de olor a patatas fritas, de ruido de arcos, de cajas registradoras, de peluches de Stich, de fruta y televisores… en resumen, cada uno aceptó su destino con una meta muy clara: llegar a Japón.

Nunca os recomendaré que hagáis un viaje en grupo, y mucho menos si es para ver algún lugar que os interesa muchísimo; sin embargo, tengo que admitir que la cantidad de anécdotas que vivimos en grupo me hacen reir muchísimo casi una decada después.

Detalle de una acera en Onuma, Hokkaido

Y el viaje comenzó…

…como comienzan casi todos los viajes, con un poco de imaginación.

¡Pero no adelantemos acontecimientos! Primero me presentaré:

Me llamo Esther Albalá y soy una  enamorada de Japón (su idioma, su gastronomía, su gente…). Me encanta hacer fotos, leer y contar historias, descubrir nuevos lugares y mil cosas más.

En el año 2003 visité Japón por primera vez y la nostalgia hizo que en 2006 viviera una temporada en Tokyo. Desde entonces vuelvo siempre que puedo, así que me encantaría contaros todo lo que me ha llamado la atención durante este tiempo.

Lo cierto es que el viaje comenzó mucho antes de dirigirme al aeropuerto. Llevaba años deseando visitar este país y recopilando toda la información que iba encontrando. En estos últimos años Japón ha cambiado mucho y temiendo que muchos de los detalles y anécdotas se perdieran por culpa de mi mala memoria, me he animado a compartir esos momentos y a emprender de nuevo un viaje a través del recuerdo.

¡Abróchense los cinturones! ¡Estamos a punto de despegar!